Conclusiones II Jornada Recover: Salud Materno-infantil y Cooperación


A día de hoy, el lugar donde nacemos determina la salud que vamos a tener el resto de nuestra vida y, aunque sin duda alguna las cifras en los últimos años han mejorado, aún queda mucho por hacer.

Claramente, la mujer es el elemento más vulnerable: por desigualdad y violencia de género, por la práctica de Mutilación Genital, por los matrimonios precoces… Todo esto hace que, cuando se habla de desarrollo, y especialmente cuando se habla de salud, la atención a la mujer sea un punto fundamental, pues una mujer formada no solo repercute positivamente en la economía familiar, sino también en su salud y en la de su entorno.

En este contexto, el trabajo en red con otras organizaciones permite llegar más lejos, cada uno centrado en su especialidad: sanitarios, gestores, economistas, ingenieros, expertos en impacto, expertos en cooperación… pues cuando organizaciones públicas y privadas, con y sin ánimo de lucro, se juntan por un objetivo común, se multiplica el impacto de los esfuerzos individuales y sectoriales. Pero es fundamental hacerlo siempre de la mano del personal local; ellos son los protagonistas de su desarrollo.

La capacitación de profesionales locales es algo que todas las organizaciones ya tienen en mente porque, sin duda, es una prioridad, pero es necesario seguir avanzando en este terreno. Lograr el derecho universal a la salud, aunque sea un derecho, requiere del esfuerzo de todos.

Además, para el fructífero desarrollo de las acciones llevadas a cabo en el Tercer Sector, es esencial la medición del impacto. Pero es importante resaltar que medir no implica evaluar, sino aprender y mejorar.

Desde Recover agradecemos a todas las personas que asistieron su participación en la II Jornada Recover: Salud Materno-Infantil y Cooperación, para nosotras fue una gran oportunidad y un placer poder compartir ese valioso tiempo contigo.

II Jornada Recover
Fotografía de Gabriela López