Formación y especialización



Este programa comenzó en el año 2008 con nuestra primera beca de formación profesional. Desde entonces, hemos financiado estudios para más de 80 profesionales africanos, con una inversión directa de 138.000 euros. Pero a esta cifra, sin lugar a dudas, hay que sumarle el
conocimiento, los materiales y todo el tiempo invertido de los profesionales médicos que ponen toda su energía y su esfuerzo en formar al personal sanitario africano.

Gracias a ellos, hemos conseguido que la inversión en el programa esté valorada en más de 350.000 euros. Aunque la formación comenzó llevándose a cabo principalmente en centros europeos, la financiación para la formación en países africanos ha aumentado en los últimos años. Nuestra estrategia es aumentar la oferta de formación en los países de origen (o vecinos) de los beneficiarios, lo que repercute en ventajas a muchos niveles.

En primer lugar, el profesional no tiene que viajar una larga distancia, lo que reduce el impacto en su vida personal y profesional. Y, por otro lado, lleva a cabo su curso o práctica en un entorno más adaptado a la realidad socioeconómica y sociocultural de su país de origen. Sin embargo, la formación en universidades europeas es igualmente importante. Esto no solo ayuda a crear conciencia sobre la importancia de la cooperación sanitaria internacional en Europa, sino que también ayuda a añadir un lado aspiracional y motivador, no despreciable cuando se trata de la formación en prestigiosas universidades europeas.